¿Qué repercusión conlleva cargar en tu patinete eléctrico un niño?

No es de extrañar que cada vez nos encontremos con mayor frecuencia a personas, sin depender de la edad, que van en un patinete eléctrico para tener una movilidad personal mucho más rápida y efectiva. Y es que un patinete eléctrico niño te permite una libertad a una velocidad tan efectiva como la bicicleta, con la diferencia de la gran comodidad y estabilidad que suponen dichos patinetes. Por otro lado, nos encontramos con el hecho de que la pandemia ha afectado considerablemente al transporte público, ya que hay muchas personas que han preferido no optar al transporte público por miedo a ser contagiados, y este es otro factor por el que los padres optan por comprar un patinete eléctrico a su niño.

Cargar en tu patinete eléctrico a un niño no es una muestra de seguridad

Seguramente no seas el primero si alguna vez te has encontrado, pasando por delante de un colegio, algún padre cargando a su hijo en su patinete, justamente en la parte frontal. La facilidad de uso del patinete te permite generar una confianza ficticia, ya que cada vez son más los casos que existen de accidentes por patinete eléctrico en el que un niño se encuentra afectado en dicha situación.

Si hay un factor en el que los padres no se den cuenta del peligro, es que un patinete puede llegar (legalmente) a 25 kilómetros por hora, cosa que te permite alcanzar una velocidad en la que te puedes encontrar en peligro con daños incluso irreparables, como puede ser un mal golpe a la cabeza o una lesión que te deja una marca para toda la vida.

Por estos hechos, los padres han de tener en cuenta que a la hora de cargar un patinete eléctrico a un niño, este está poniendo en peligro a su hijo. Por lo tanto es importante que los menores dispongan de casco, de protección para la rodilla y protección para los mismos codos. Pero sobre todo se ha de tener la consciencia de que los niños no pueden ser cargados como paquetes, ya que en estos casos están mucho más expuestos al peligro que si condujera el patinete eléctrico el propio niño.

Si aún como padre no has entrado en consciencia con este hecho, otro factor a tener en cuenta es que un 58% de los niños que han sido atendidos en el hospital Sant Joan de Déu con temas relacionados al patinete eléctrico han sido ingresados, además, la mitad de ellos han tenido que ser operados.

Por lo tanto, hagamos un acto de consciencia y entendamos que un patinete eléctrico no es un juguete, y que por mucha confianza que tengas en tu manejo, nunca sabes el peligro en el que puedes llegar a exponer a tu hijo.

Finalmente, si andas interesado en la compra de un patinete eléctrico, te recomendamos que pases por el siguiente enlace: https://www.sabway.es