Conceptos técnicos esenciales para comprar un coche eléctrico

Después de tanto tiempo utilizando coches diésel y de gasolina hablado de cilindrada, potencia y par motor, los términos que empleamos para hablar de los vehículos eléctricos son desconocidos para una gran parte de la sociedad. En la nueva entrada de hoy hablaremos sobre estos términos con tal de conocerlos y entender cómo utilizarlos a la hora de comprarnos un coche eléctrico.

Antes de hablar de distintos conceptos de los coches eléctricos, es necesario conocer algunos anglicismos muy comunes en la materia y el sector de los coches eléctricos. Las siglas PHEV (motor de combustión-motor eléctrico) hacen referencia a los híbridos, mientras que las EV (Electric Vehicle) hacen referencia a los coches totalmente eléctricos.

La batería y su capacidad

Las baterías de los coches eléctricos con muy parecidas a las que se utilizan para nuestros móviles u otros dispositivos y se entienden como un almacén de energía química, compuesto por una o más celdas electroquímicas que convierten la energía química en corriente eléctrica. Actualmente, en la industria automovilística se utilizan las baterías de iones de litio.

La capacidad de una batería eléctrica es la carga que puede almacenar y se mide en amperiosc-hora. De esta forma, una capacidad de carga de 1 amperio-hora significa que la batería puede suministrar una intensidad de corriente de 1 A durante 1 hora antes de agotarse.

Las baterías de polímero de litio son una variación de las baterías de iones de litio y aunque sus características son muy similares, estas permiten una mayor densidad de energía, así como una tasa de descarga bastante por encima del resto. Este tipo de baterías disponen de un tamaño bastante reducido por lo que son perfectas tanto para coches como para móviles.

Por otro lado, las baterías de estado sólido todavía están en fase de desarrollo. Estas baterías son iguales que las de iones de litio pero, en vez de tener un líquido conductor, tienen un material sólido como puede ser cristal, gel, o hilos de oro.

Corriente continua y alterna

La corriente continua es aquella que tiene una intensidad constante en la que el movimiento de las cargas siempre es en el mismo sentido. Los motores eléctrico de corriente continua que se utilizan en los coches actuales son más baratos que los de corriente alterna, además de más fáciles de utilizar.

En cuanto a la corriente alterna, es un tipo de corriente eléctrica variable en la cual la dirección de las cargas eléctricas va cambiando el sentido del movimiento de manera periódica. Los motores de los coches eléctricos pueden ser de un tipo u otro, pero lo cierto es que la tendencia actual apuesta por la corriente alterna.

Fuente: https://www.xataka.com/vehiculos/terminos-tecnicos-dominar-para-comprar-coche-electrico-kwh-densidad-bateria