¿Cómo ahorrar en la factura de la luz?

Son muchas las personas que cada mes tienen que soportar grandes costes en sus facturas de la luz, eso es porque el coste de la energía en las ciudades españolas se ha elevado hasta en un 40%. Debido a esta situación, es muy importante tomar las medidas necesarias para ahorrar en la factura de la luz y que los costes no resulten tan elevados.

Según algunos estudios, el recibo de luz mensual de los hogares españoles es de 67,63€, lo que equivale al 9% del salario mínimo interprofesional. Estas cifras nos hacen pensar que quizá debemos tomar algunas medidas para evitar que estas cifras sean tan altas.

Aproximadamente el 47% del consumo de energía que se realiza en España es de calefacción, mientras que el 19% corresponde a electrodomésticos, un 7% al consumo de la cocina, un 4% de iluminación y un 2,3% de los aparatos en stand by.

Consejos básicos para reducir el consumo

Lo primero que debemos hacer para reducir el consumo de electricidad es revisar la electricidad. Para ello, debemos reemplazar las bombillas tradicionales por las de bajo consumo o LED, aunque estas bombillas pueden ser más caras, a la larga duran mucho más tiempo y gastan mucho menos que las tradicionales. También es importante aprovechar la luz natural y esperar hasta que oscurezca para encender las luces.

Otro de los factores que podemos cambiar para ahorrar en nuestra factura de la luz es realizar duchas más cortas, y todo el tiempo que se pueda con agua fría. El tiempo máximo para bañarnos debe ser de unos 10 minutos y utilizar agua fría para todas las labores de la casa al igual que para bañarnos nos ayudará a reducir el consumo de electricidad.

Tanto en invierno como en verano debemos tener el termostato a una temperatura adecuada, ni muy fría ni muy caliente, ya que de esta forma estaremos gastando más de lo que necesitamos. También podemos colocar algunos accesorios que nos ayuden a calentarnos en invierno y que no entre calor en verano como pueden ser las alfombras y cortinas.

Si es necesario reemplazar nuestros electrodomésticos, lo mejor es escoger los más eficientes, de esta forma, nos ayudarán a ahorrar desde el primer día de su instalación. Aquellos aparatos que se suelan quedar en stand by es mejor mantenerlos apagados siempre que no los estemos utilizando. Además es importante que todos los aparatos conectados a la red estén en perfectas condiciones con tal de que no gasten más de lo necesario.

Por último, si es posible o tenemos en mente realizar una reforma en nuestra vivienda, lo mejor que podemos hacer es mejorar el aislamiento, sustituir las instalaciones antiguas y cambiar las ventanas, esto nos ayudará a mantener mejor la temperatura y que no tengamos que utilizar tanto la energía eléctrica.